Categoría > Artículos > El único titular es el Rol

El único titular es el Rol

En la previa a los partidos mucho se habla de los cambios que debe realizar el entrenador. Creemos que un cuerpo técnico, realiza un análisis integral para pensar la formación del equipo, incluyendo aspectos: físicos, técnicos, tácticos, estratégicos y mentales.

 

Se conjugan dichos aspectos y se va construyendo un rol dentro del equipo en relación a cada puesto, y así se va dando forma a al equipo inicial.

 

¿Qué es un rol? es el conjunto de funciones físicas, técnicas, tácticas y mentales que se le pide al jugador que ocupa una posición determinada. El cual está en interrelación con los otros roles. 

 

Uno de los puntos esenciales para que se ejecute el rol de forma efectiva, es que los jugadores entiendan el rol que se les asigna y que lo acepten. No podemos pretender que se ejecute con efectividad un rol si el mismo no está claro o no se acepta:

 

1)- Claridad del rol: los jugadores han de entender claramente lo que se espera de ellos. Una buena forma de dar claridad al rol es planificar un programa eficaz de establecimiento de metas. Por lo tanto, el jugador sabrá qué se le pide y evaluará durante partido y entrenamientos.

 

2)- Aceptación del rol: un rol no se puede cumplir con efectividad si no se acepta. La aceptación es un requisito indispensable para estructurar al equipo. Para un buen desempeño del rol los jugadores deben aceptar el que se les ha asignado. Es muy frecuente que los jugadores que son habitualmente reservas se sientan muy insatisfechos y confusos porque no entienden su aporte al equipo. La aceptación se intensifica cuando el entrenador minimiza las diferencias en importancia de roles, si bien existe una jerarquía, pero el éxito es de la totalidad del equipo y el aporte de cada jugador desde su rol debe ser resaltado.

 

En el equipo, el único titular es el rol y cada jugador lo encarnará cuando le toque jugarlo. En el equipo no hay jugadores titulares o reservas (menos egos), sino que el que siempre entre, juega todos los partidos y nunca sale: es el rol.

 

Te mostramos la siguiente ecuación, para tratar de detallar con mayor precisión los requisitos de un rol efectivo:

ROL EFECTIVO = CLARIDAD DEL ROL + ACEPTACIÓN DEL ROL

 

Cuando un jugador muestra conductas rebeldes, de escasa motivación, conflictivas con el entrenador o con los compañeros, posiblemente exista un conflicto con el rol asignado. El conflicto pude surgir cuando un jugador no tiene habilidad, motivación, conocimiento suficiente para llevarlo a cabo o dicho rol no cumple con sus expectativas individuales a mediano y largo plazo.

Mag. Lic. Francisco Arnut Echave